Páginas vistas en total

miércoles, 15 de febrero de 2012

Galería en rojo











18 comentarios:

volboretinha dijo...

Tomatesssss...cuanto echo de menos los del sur!! Y amapolas, que bonitassss...cada vez que veo una, no puedo evitar cantar..."Amapola, lindísima amapola, no seas tan ingrata, quiéremeeeee..." Buen día hermosaaa, aunque si empieza rojo, pinta bien!!

Pais secret dijo...

Jo aquí ja ensumo primavera....
Quanta energia que té el vermell!

dotdos dijo...

Me encanta el rojo.
Por cierto en la foto de la niña y el árbol yo veo una paraidolia impresionante... ¿la ves? Un saludo!

Mónica dijo...

qué alegría han dado todas estas fotos!
La primera me ha recordado a manualidades. Y oigo el sonido a lata.
La segunda es espectacular, todo un campo repleto.
La tercera no se exactamente que es, podría ser una blusa de verano al revés?
La cuarta unos tomatitos de huerta, bien sabrosos para ensalada.
La quinta podría ser una infusión de canela y menta(te lo digo porque el otro día precisamente me tomé una por primera vez, que buen olor el de la canela, me recordó al sabor de natillas con canela.
La sexta, pimientos en conserva...del piquillo...
La séptima, uy quiero verlas de verdad y fotografiarlas yo...
La octava, que chulo el asiento de la niña.
La novena para ver el cuadro
La décima preciosa.
La undécima, qué rica!

Rorschach dijo...

Los japoneses tienen la creencia de que las personas predestinadas a conocerse se encuentran unidas por un hilo rojo atado al dedo meñique. Es invisible y permanece atado a estas dos personas a pesar del tiempo, del lugar, de las circunstancias…El hilo puede enredarse o tensarse, pero nunca puede romperse.


Esta leyenda surge cuando se descubre que la arteria ulnar conecta el corazón con el dedo meñique. Al estar unidos por esa arteria se comenzó a decir que los hilos rojos del destino unían los meñiques con los corazones; es decir, simbolizaban el interés compartido y la unión de los sentimientos.


A mí personalmente unos zapatos de tacón alto rojos, y un sombrero rojo de paja me emocionan bastante :)
Un saludo, no suelo comentar mucho, no me lo tomes en cuenta.
Beso.

elchiado dijo...

rojo...

me recuerda a la sangre
y a la pasión
que se marchó.

prefiero el naranja (pero las fotos son muy sugerentes)


[me ha costado un infierno descifrar el código anti robot... por lo que deduzco que casi lo soy]

Sara O. Durán dijo...

Muy preciosas, me encantaron, toda alegría... Besos.

Mikael Blomkvist dijo...

No me gusta el color rojo, tal vez porque me sature de verlo en todo su gran esplendor, provocando que al final sintiera indiferencia, pero después de saborear esta acertada y variada galería, he de reconocer que anula mi anterior visión. Las tendré presentes en mi perjudicada memoria, y con ello contrarrestar esa constante negatividad que me persigue y siempre ha logrado atraparme. Un abrazo.

el paseante dijo...

Como te lea un toro... :-)

Son chulas las fotos y dan energía (he apagado la estufa mientras las miraba).

Ada dijo...

Vol, a esta foto de las amapolas le tengo especial cariño. Quedó mucho más espectacular la foto que la realidad.

País, sí que la tiene. Yo para vestir no lo uso mucho, en todo caso su variante granate, pero es un color que me gusta.

Dotdos, de pareidolia nada, es la cara del olivo :) Increíble, a qué sí? También yo quedé impresionada después al verla porque en el momento de hacer la foto no veía la cara del árbol. Es una de mis fotos favoritas.

Mónica, pues me alegro mucho porque son especialmente para ti.
La primera, en una casa embrujada una nochevieja interesante.
La segunda, tulipanes de Holanda.
La tercera, mi regazo en verano.
La cuarta, aquí hay tomate! :)
La quinta, cayó la luna en mi copa de vino.
La sexta, pimientos en conserva en un mercadillo.
La séptima, amapolas preciosas.
La octava, los olivos tienen alma. Y cara :) Sólo la muestran cuando hablan con los niños.
Y el resto, flores pintadas, flor real que parece pintada y...ñam, ñam! ánimo, chica.

Roscharch, no sabía esto que cuentas y me ha parecido precioso, gracias! Ya sabía yo que los tacones rojos te gustaban :)

Elchiado, a mí también me pasa a veces. No somos robots, pero seguro que necesitamos gafas :)

Sara, alegría también para ti. Besos!

Mikael, me gusta que te haya provocado ese efecto. Un abrazo!

Paseante, como me lea un toro me presento a los Guinnes: primer blog que lee un toro :)
Una forta abraçada!

Mónica dijo...

Gracias Ada.
Algún día te daré yo algo especial para ti.

Mónica dijo...

Fuiste en bici por Holanda?

fra miquel dijo...

Que xules les fotos!
El vermell és un dels meus colors...
B7s

Ada dijo...

Mónica, no, tengo un problema en las rodillas y hace años que no voy en bici porque sufro mucho dolor. Ya sabes de qué hablo, no? pero paseé muchísimo.

Fra, también de los míos :)

Mónica dijo...

entonces nadas o deberias.

Daltvila dijo...

Me encantan las amapolas etéreas y la jugosa sandía.
Rojo-energía,
VIDA
PASIÓN,
...

Ada dijo...

Mónica, debería, pero no nado tampoco. Lo único que hago es caminar.

Daltvila, sí el rojo es un color muy energético, siempre me ha gustado.

M dijo...

caminar va bien para la espalda.
He conocido en la piscina una chica que tuvo una lesión por caerse por las escaleras y va a nadar y a caminar.