Páginas vistas en total

jueves, 22 de diciembre de 2011

Un te en Babel

Esto es Babel. Incluso cuando hablamos el mismo idioma, con sus mismas preposiciones y sus mismos condicionales. Y aún cuando mis tiempos verbales son frescos y respiran equinoccios, siempre habrá algunos que entenderán en pluscuamperfecto. 
Sigue maravillándome cómo un mismo gesto puede crear reacciones diferentes: los limpios y luminosos, que te agradecen y comparten; los silenciosos, que nunca devolverán el gesto y las razones permanecerán ocultas como un papiro secreto de otros tiempos; los egocéntricos, que se ofenden porque tu gesto no ha sido exclusivo para ellos; los fríos, que cordialmente y friamente te devuelven el gesto como si fuera un boomerang, pero sin ningún sentimiento; los entusiastas, que abren ventanas y puertas como si una ráfaga de viento las hubiera movido, pero que igualmente pueden permanecer cerrados, con las cortinas puestas, durante mucho tiempo; los sinceros, que disfrutan siempre y lo demuestran; los indiferentes, que no entienden; los oscuros, que se carcomen; los incrédulos, que nunca van a creerte...
Y en otro orden de cosas...esto es Babel y mi lucha no es la suya. Yo quiero un gesto de apertura, una inflexibilidad menos, un orgullo sano, un aprendizaje global. Sin embargo, ellos se aferran con uñas y dientes a lo aprendido, a unas leyes inaplicables, a un miedo estúpido, al modelo de lo que creen deber ser. Creen. Deber. Ser. Demasiados verbos sin conjugar adecuadamente.

10 comentarios:

Sbm dijo...

Sorprendente...

Todos ellos, o todos nosotros si en tu percepción pertenezco a ellos, todos tú, todos él, todos los todos, conformamos la vida social.

Es lo que hay.

Un beso con sentimiento de ¿aprecio? No, más bien respeto o apetito.

Miguel Bueno dijo...

Desde esta Babilonia de sentires y pesares tan diversos, con los brazos abiertos de admiracion: Felicidades.

Piedra

Ada dijo...

Sbm, por supuesto, esto es lo que hay y pretender que todo el mundo sienta y vea las cosas como uno mismo es una estupidez. Cuando digo que me maravilla, lo digo sinceramente, sin ironía: es increíble cómo entendemos el mundo a través de cómo lo miramos. Y en el último párrafo me refiero principalmente en cómo esa diferencia se acentúa si hablamos de culturas distintas.
Bueno, yo sí te aprecio un poco, aunque no te conozca.
Por cierto, ¿apetito? :)

Miguel, igualmente! Felices fiestas!

Sbm dijo...

Sí, claro, apetito!

Un beso :-)

Mónica dijo...

Esta tarde un señor en la piscina me ha dicho: hoy es el día más corto del año. A partir de mañana habrá mas luz. Y yo le he dicho es verdad el solsticio de invierno...no me había acordado.

Daltvila dijo...

Definitivamente ¿es el miedo? o es, simplemente, que no sienten la necesidad de ir más allá.

Este Babel no es sino una pequeña representación de la que hay fuera.

Llevo poco tiempo. Ni siquiera logro imaginarme cómo evolucionaré yo misma.

fus dijo...

Una entrada para la reflexiòn.Enhorabuena

Feliz navidad


fus

el paseante dijo...

Lo que debería imperar es la empatía: meterte en la piel del otro para entender su visión del mundo.

Bones festes, Ada. Fins aviat.

volboretinha dijo...

Que bonito Ada. Me ha encantado!! Que duro romper con ciertas creencias de deber ser!! Es un proceso muy personal que hay que pasar!! Lo que si podemos hacer es acompañar en ese proceso!! Besitos y de verdad que me ha gustado muchísimo!!

Ada dijo...

Chicos, este blogger me está saboteando. Acababa de dejaros unos comentarios largos y personales y no me ha guardado el comentario. Blogger también es Babel :)
No lo repito. En este caso sí que es cierto que las palabras se las ha llevado el viento. Que quede la esencia: gracias a todos.