Páginas vistas en total

sábado, 10 de diciembre de 2011

Hacia el norte

Hubo un tiempo en que pensó que los dos se dirigían, juntos, hacia el norte. Eran dos peregrinos en busca de paz y respuestas, tal vez no en ese orden. Sin embargo ahora sabía que estaban en latitudes opuestas: donde ella ponía amorosidad, él veía manipulación; donde él ponía independencia, ella veía desprecio. No se entendían. Y se agotaron. 
Ella sentía que no podía estar justificando continuamente su manera de ser, explicando, analizando, forzando la armonía. Todos sus gestos eran entendidos como egoístas y orgullosos, todas sus caricias eran manipulaciones o controles. Todas sus esperanzas, castraciones. 
Explicó disfrazada y explicó desnuda, explicó de pie y sentada, haciendo malabarismos o tumbada en la hierba, a gritos o susurrando, contando cuentos chinos o callando, explicó y explicó, pero él no la entendía. Y viceversa. 
Por eso era el momento de concluir el esfuerzo. Lo habían intentado durante años, pero no habían sabido hacerlo. Ella se sentó debajo de un nogal desnudo y se sinceró con ella misma: ¿qué había aprendido? a creer en si misma; a amar su propia forma de amar; a entender que nada es lo que parece, pero sin duda lo que parece a cada uno, es lo que es; a aceptar que no se puede unir el agua con el aceite; a ver que algunas personas se boicotean continuamente; a creer más en los hechos que no en las palabras, a saber que el amor verdadero ES siempre.
Algunas hojas amarillas se arremolinaron sobre sus pies después que un viento intenso y extraño soplara súbitamente. "Después de todo -pensó- ya estoy en mi norte ahora. Tendré mil vidas más para cambiar de rumbo, si quiero". Y se despidió de él, mentalmente, con una caricia en la mejilla y un beso suave en sus ojos antiguos y pequeños, menos sabios de lo que él pensaba, a su modo de entender. Le dio las gracias, eso siempre y deseo que encontrara su paz y su norte.

4 comentarios:

*L* dijo...

¿Agua y aceite? Esfuerzo vano.

El último párrafo es ejemplar.

Un placer leerte, Ada.

Besos.

Pais secret dijo...

I és que per alguns idiomes no hi ha traductor que valgui, ni diccionari, ni biblia. Quan la dificultat d´aquest idioma no està en la forma sinó en el fons, més val bufar i fer girar el penell encara que no faci vent.
També penso que donar les gràcies per tot el que s´ha viscut i après diu molt d´un mateix.

Sbm dijo...

Precioso y lleno, como siempre. Siempre te digo lo mismo y te cansarás. Eres una fuente de palabras y de ideas (esto es nuevo), y yo un disfraz de pelota con fondo sincero.

Al tema: al final ella consiguió la independencia que él desde el principio demandó.

Un beso, y despáchame con dos palabras.

Ada dijo...

Gracias, L, y bienvenida!

Pais, es un tema que me obsesiona este de la incomunicación, sobre todo entre personas que, aparentemente, se aman.

Sbm, muy bien visto! Sólo dos palabras? mana mana :)