Páginas vistas en total

domingo, 11 de diciembre de 2011

La hucha


Tengo una hucha secreta que parece un libro antiguo y ahí dentro, en lugar de una pistola pesada y brillante o un pequeño frasco de veneno mortal -como sería propio-, guardo los dineros pequeños que despreciamos día a día. 
Como una avara de otro tiempo, anoche conté las moneditas de 1, 2, 5 y 10 céntimos que contenía mi secreta hucha-libro y tras dos años sin tocarla -después de un duro verano en el que tuve que recurrir a ella para comprar el pan unos días- me encontré 30 euritos. 
Todavía escucho las carcajadas de todos los usureros pasados y presentes cuestionando mi capacidad de ahorro. Sé que es poco, pero ya les daré un buen uso, algún pequeño uso como su leve tintineo. No compensará ninguna carencia, pero tal vez arranque alguna sonrisa breve. 

10 comentarios:

Sbm dijo...

Hace algunos años, decidí dejar de fumar. Luego volví, pero ésa es otra historia. El dinero que empleaba para fumar lo depositaba cada día en la hucha... ¡y me pagué la carrera!

Conclusión: el tabaco es muy caro.

Un beso, Ada.

Pais secret dijo...

Amb estius dolents o hiverns pitjors, continuo comprant el pa amb els cèntims que em fan pesar la cartera. Jo els guardo en un pot de ceràmica blau.

A mi em fan somriure les nostres semblances.

Pitt Tristán dijo...

Ilusión a bajo precio aún es mayor ilusión.

Mónica dijo...

Regalitos a seres muy queridos me imagino...

rombo dijo...

Ehhh, jajajaj, me has arrancado una bonita sonrisa. Eres genial. Oye, y si pruebas con las monedas de dos euros??
Beso.

Glo.bos.blog dijo...

Encuentro genial guardar estas monedillas.
¡30 euros ahorrados céntimo a céntimo no están nada mal!
Date un capricho, te lo mereces.

Ada dijo...

Sbm, aprendiste algo interesante pues.

Pais, nos entendemos bien, tú y yo.:)

Pitt, cierto...

Mónica, tal vez...

Rombo, sería un puntazo, pero la necesidad del dia a día me puede

Globos, veremos...

Sergio dijo...

Has conseguido ahorrar unas sonrisas que quizá no sean tan breves, eso vale mucho.

Mónica dijo...

Tal vez los regalitos o los muy queridos?

el paseante dijo...

Ya me has amargado el fin de semana. De vez en cuando penetraba en tu hogar de noche, sin hacer ruido, para contar avaramente las monedas. Pensaba llevarme la hucha-libro cuando contuviera 50 euros. Te has adelantado, ladrona.