Páginas vistas en total

martes, 2 de agosto de 2011

La sirena

Soy la sirena muda, la que no tiene mar, la que se baña sin voz en una bañera de agua dulce, mientras desea océanos helados con infiernos abisales y sorpresas en cada ola: un barco hundido con o sin tesoro, un banco de peces plateados, un pulpo cojo, un caballito de mar anciano, una ballena con santos pacientes dentro, delfines danzarines, veleros plàcidos, atunes rojos sin extinguir. 
Soy la sirena muda, la que destrenza su pelo para ella misma, la que no quiere enamorar a ningún marinero, sólo permanecer húmeda frente a tanta actitud seca.

4 comentarios:

Amber dijo...

¡Uffff, tremendas letras nos dejas! Haces prosa poética de tu particular visión de ti misma y del mundo. Pero, a pesar de lo que aquí dices, seguro que eres una sirena linda y encantadora.

Saludos de otra sirenita,

Ámber

Sbm dijo...

¿Te importa que te responda aquí? GRACIAS por pensar en mí con la entrada. No, no conocía a Oliverio Girondo, igual que no conozco a ningún poeta. Lo he buscado, por supuesto, he entrado en youtube y he escuchado un poema. Muy bueno.

Tampoco sé por qué has escrito lo que has escrito, porque no sé a qué te refieres con lo que has escrito, has escrito tantas cosas... en fin, supongo que soy una persona que necesito ver las cosas de manera más explícita, o, al menos, ciertas cosas, reconozco algunas metáforas y de hecho las uso. Otras, no.

Te he escrito en esta entrada para no crear un diálogo que podría pecar de pesado. Además por mi parte se extendería, jaja.

Te mando un abrazo fuerte. Gracias.

Sbm dijo...

Hace tiempo me "dedicaste" una entrada. Yo te respondí el anterior comentario.

Habrá quedado olvidado entre los correos que recibes.

Un abrazo... y no dejes el blog...

Sbm dijo...

Has abandonado el blog, pero quizá algún día me respondas

;-)

Besito.