Páginas vistas en total

martes, 10 de enero de 2012

Extraña expedición de Conquista

Era una extraña expedición de conquista: los tres tenían el mundo en sus manos, un mundo para cada uno, ojo! y viajaban -sin embargo- a bordo de la media luna. Lo más curioso, dejando a parte el lugar dónde se dirigían, era que el capitán de la expedición era un gato, un gato erguido y persa, que no mandaba nada, sólo se mantenía sentado sobre la popa de la luna maullando a gusto o a disgusto según lo ocasión.
Los tres componentes, un poco guerreros y muy vikingos, parecían los tres hermanos de la fábula de Silvio Rodríguez: uno, siempre pendiente del futuro, oteando el horizonte; otro, ensimismado en el ahora, un poco perdido en realidad, sin ver tampoco nada; el último, mirando todo el tiempo el casco de la luna a sus pies, sin ver ni más allá ni más acá. 
Los tres, como digo, tenían un mundo distinto en sus brazos, que muchos confundían desde lejos creyendo que eran corazas para protegerse. Pero sólo era su mundo. Y así surcaban cielos, tierras y mares día tras día, noche tras noche... ¿dirigiéndose a dónde? ¿tú lo sabes?

5 comentarios:

Sara O. Durán dijo...

¡Me gusta! ¡Mucho! Te queda de fábula, pero es más real que qué.

Elchiado dijo...

¿te acuerdas de cuando escribiste "Todo cambia"...? Me encantó lo que decías y cómo...

el paseante dijo...

No se dirigen a ninguna parte. Huyen (quizá de nosotros). Y, cuando huyes, sólo buscas la salvación. No importa donde sea.

Daltvila dijo...

Pienso que todos se dirigen al mismo lugar pues viajan juntos, están en el mismo barco. Ahora bien, ellos desconocen a donde van. Su destino lo encontrarán cuando se den cuenta de que el mejor destino está en ellos como grupo, cuqando se descubran mutuamente.

Me ha gustado mucho esta fábula.

Que tengas un BUEN dia!!!

Ada dijo...

Sara, ¿a veces no piensas que tenemos una realidad de fábula?

Elchiado, todo sigue cambiando, pero hay cosas que permanecen y esas las agradezco. Como te agradezco que seas capaz de leer mi primer post, desde entonces 129 cuentos chinos...

Paseante, pero te diriges aunque no sepas dónde.

Daltvila, cierto, todos van en el mismo barco aunque paseen un mundo diferente a cuestas :)