Páginas vistas en total

domingo, 22 de enero de 2012

Escapar




Yo antes vivía en un caracol, un espacio pequeño que se convirtió en la casa del poeta, un lugar que habitaban violinistas ingrávidos, entre amantes estilizados, miradas lacónicas y palabras de otros.
Vertían refugios, los rincones, sometidos por el rojo del latido, por la urgencia de la vida. La habitaban amigos y ángeles y una gata intermitente que alegraba las visitas distraídas. Todavía habia horizontes de niebla, pues las paredes estaban demasiado cerca de las cosas, en esa casa acostumbrada a lo difícil. La dictadura de las despedidas mandó en los vanos de las puertas tiempo atrás. Pero después desaparecieron los llantos, y las vajillas, descaradas, se engalanaron de sopa cada noche.
Había libros rezando sortilegios y una unión de cuerpo y alma, sospechosamente lujuriosa, movilizaba todos los faros: poco era suficiente para tenerlo todo.
Crecían plantas sobre las tejas, espirales árboles de la vida, como una cabellera irisada de aves y viento.
Vertían refugios, los rincones y yo ya no estaba sola.
Pero nunca nada es suficiente así que seguí mi camino y me instalé en un viejo laberinto, a la sombra de un limonero. Hacía frío en esa casa, las paredes lloraban, el cementerio cercano sombreaba cualquier intento de felicidad: fue el principio de la huida. 
De ahí escapé pronto para instalarme en el faro donde ahora vivo, un lugar luminoso, pero solitario, lleno de encuentros y despedidas, testigo de algunas esperanzas pisoteadas, de malas decisiones, de pocos amigos, de miles de palabras escritas, de vuelos de golondrinas.
Quería volver a escapar ahora, empezar de nuevo. Pero sé que huir no sirve para nada.  Este es mi hogar ahora y aquí intentaré ser feliz, a pesar de todos los pesares. 

8 comentarios:

Pais secret dijo...

L´has escrit tu aquest relat o ho he fet jo? ;-)

Bé,que és teu és veu d´una hora lluny, té denominació d´origen i marca de qualitat, però fixa´t si n´és d´extrany tot plegat: menys algun fragment petit diria que on has viscut tu hi he viscut jo.
Tan allunyades i tan properes.

Bona nit, des del far.

Elchiado dijo...

De lo que más me ha gustado leerte, así, sin más. tiene un punto de dulzura, de sensibilidad, de sueños y de melancolía que lo hace tan especial como una despedida íntima. te dejo un beso farero, mitad de luz, mitad de sombras.

el paseante dijo...

Pásame la web de tu inmobiliaria. Jo sólo encuentro pisos "ideal parejas" que no tienen alma.

Sergio dijo...

Jejeje, me ha gustado eso de vivir en un caracol.

Ada dijo...

País :) sentimientos parecidos, vidas paralelas...

Elchiado :) gracias

Paseante :) es que el alma tenemos que ponerla nosotros, va en el precio rebajado

Sergio, es que era un mini-piso.

jota dijo...

Vaya un faro, lo que llevo buscando toda mi vida.
Por cierto la canción no consigo escucharla, pero ya lo he hecho en yutu.

Un abrazo

Mónica dijo...

Te veo segura muy segura de lo que dices.
Pero de vez en cuando querrás tocar el faro, ya veras, se ve mejor la luna allí...

Ada dijo...

Jota, supongo que la subí mal. Ahora la he vuelto a cargar y ya funciona.

Mónica, yo no estoy nunca segura de nada pero ahí estamos, intentándolo...