Páginas vistas en total

miércoles, 19 de octubre de 2011

Quiero ser tu lobo feroz

Tras el biombo japonés se convertía en corderito dos tardes cada semana. Era el biombo de la consulta de su psicóloga, que separaba lo desequilibrado de lo cuerdo, lo confidente de lo público, el llanto de la compostura, y en última instancia, su consulta de la enorme sala donde practicaban meditación los martes y terapias corporales diversas siempre que fuera necesario. 
Era un biombo de papel de arroz pintado con golondrinas y geishas, en un estilo clásico y en tonos suaves. Era un corderito puro y desvalido, algodonoso como los sueños.
- Dime, Miguel, ¿cómo te encuentras?
- Estoy relativamente bien. En dos días solamente he sentido "el impulso" tres veces.
- ¿En qué circumstancias?
- Viéndola a ella al otro lado de la ventana.
- ¿Y qué has hecho?
- Llamarla.
- ¿Y qué le has dicho?- el gesto de desaprobación de la profesional fue evidente, rompiendo precisamente su profesionalidad.
Él titubeó, miró al suelo, se retorció las manos, tartamudeó.
- Le he dicho, esto, bueno, no sé si puedo repetirlo, no quería pero...le he dicho...quiero ser tu lobo feroz!

6 comentarios:

el paseante dijo...

Dicen que mucha gente que tiene poder (empresarios, políticos, directivos...) buscan que los sometan en las relaciones sexuales. Masoquismo, creo que lo llaman. Y cuentan que mucha gente que son pelacañas (empleados, funcionarios, escritores de blogs...) buscan someter en las relaciones sexuales. Sadismo, creo que lo llaman. Que conste que no lo digo yo. Lo dicen otros.

Mónica dijo...

Estoy realmente quieta y muda ante este escrito.
Veo perfectamente ese biombo,pero cuántas pantallas tiene?

Ada dijo...

Paseante escritor de blogs, ¿pero estás de acuerdo?

Mónica, ni idea chica, ¿será decisivo?
Veo que mudos os habéis quedado casi todos, ¿por qué? ¿no creéis que a veces es así, que el que parece lobo es el cordero y el cordero es un lobo feroz?

Mónica dijo...

No me he quedado muda por la conclusión que has sacado tu, sino porque es una maravilla de escrito.
Personalmente te diré que yo creo en las primeras impresiones de las personas.
Y esas primeras pueden estar puestas en una pantalla en forma de palabras.

Sara O. Durán dijo...

Jajajaja, me encanta la soltura que estás desarrollando en tus escritos llenos de creatividad.
Besos y anises.

Ada dijo...

Monica, gracias, pero fíjate que el escrito dice todo lo contrario: que las primeras impresiones no son siempre acertadas :9

Sara, gracias!