Páginas vistas en total

domingo, 23 de octubre de 2011

Profanadores



Paseando por una callejuela de Ibiza, de pronto vio esta imagen. No la entendió, pero algo en su interior se rasgó, como si el gancho que veía le estirara las entrañas. Permaneció un rato observándola y se preguntó si todos llevábamos un gancho así, invisible pero hiriente en alguna parte de nosotros. 
Recordó a la monja Sor Juana, que lo llevaba entre su dedo gordo y su índice cada vez que pellizcaba sus mofletes de niña tímida y se ensañaba especialmente en ello. Recordó a su compañero de clase Pascual, que lo llevaba en los ojos, cada vez que la miraba indiferente durante la clase de Literatura. Recordó a su cuñada Anita que lo llevaba en el culo cada vez que le daba la espalda porque algo no le convencía. Ella misma lo llevaba en las palabras, sí, en esa sinceridad hiriente que la hacía ser poco diplomática, con tanta fuerza que a veces los peces pescados quedaban abiertos por el vientre. 
"Todos somos profanadores -se dijo- aún sin darnos cuenta ni pretenderlo" y se sujetó el vientre metafóricamente abierto mientras continuaba subiendo la cuesta de aquel callejón de Ibiza. 

7 comentarios:

Sbm dijo...

Me ha gustado y me gusta como escribes. En muy poco espacio desarrollas toda una historia abierta a reflexiones variadas. Personalmente opino que sí, que todos tenemos aguijón. El problema es llegar a usarlo sin voluntad de hacerlo.

Un beso.

Princesa Ono dijo...

Yo creo que yo también lo llevo en las palabras. A veces no controlo lo que suelto por la boca y eso me ha traido muchos problemas.

rombo dijo...

En estos paseos se suele aprender muchas cosas...

el paseante dijo...

Creo que lo llevo en el mismo sitio que Anita. Cuando algo o alguien no me gusta, le doy la espalda.

Nocheluz dijo...

Buena definición del hombre, del animal racional que somos.

Ada dijo...

Sbm, cosa que nos pasa a veces...gracias!

Princesa Ono, ¿cuándo aprenderemos? :)

Rombo, si uno quiere...

Paseante, das el perfil, das el perfil :)

Nocheluz, gracias!

Miguel Bueno dijo...

Sí, por desgracia hay muchos conocidos que pinchan con la mirada.

Breve y profundo, con la marca de la casa en tus letras.

Expresiones
Piedra