Páginas vistas en total

miércoles, 5 de octubre de 2011

El camino

Hay que iniciar el camino. Pero aún estoy de rodillas. Caí, el corazón se me perdió entre los arbustos y desde entonces ando buscándolo, arrastrándome, a ciegas, arañándome, desesperada. En la caída se me perdieron también los ojitos de ver así que todo lo hago con las manos. Y cuesta, cuesta mucho. 
En un momento de descanso, después de uno de mis múltiples intentos baldíos por levantarme -aunque sea sin corazón- me he parado a sentir. Y me he dado cuenta que no sólo he perdido la movilidad y la vista: me temo que mi olfato se ha atrofiado -tan sólo huelo flores marchitas, todo el tiempo flores marchitas-, y el oído anda zumbando en un eco extrañísimo que no hace más que repetir "te quiero", adelante y atrás, como una sicofonía terrorífica. 
¡Qué panorama para atraverme a iniciar el camino! Ya que estoy sin sentidos, espero que no me falle el sexto, he dicho el sexto, no el sexo, y el camino pronto sea dulce y bello. Habrá recompensa si alguien encuentra mis sentidos y me los devuelve. Ya ni os cuento, si alguien me encuentra el corazón...

10 comentarios:

Mónica dijo...

Precioso.
Consciente del poder de tus palabras.

Mónica dijo...

La alegría es la salsa de las cenas (William Shakespeare)

Mónica dijo...

Quien conversa con un rostro amable, llena de alegría los corazones de los demás (proverbio israelita)

rombo dijo...

Qué angustia ! Aun a pesar de ello, estoy seguro que encontrarás lo que buscas...

Ámber dijo...

¡Uffff, lo de la recompensa, en cuanto a mí respecta lo veo difícil! Pues yo no sé encontrarme, creo que he perdido la magia, el encanto, el toque de la hada buena... Así es la vida. Espero que sea temporal, para ambas.

¡Me encanta la foto!

Ana Pepinillo dijo...

Lo bien que nos vendría llevar el corazoncito atado con una cuerda, así no lo perderíamos tan fácilmente...

Pais secret dijo...

Crec que això és la ressaca després del temporal. Llavors, poc a poc tot anirà resituant-se. El dol no és només una paraula trista, és un fet.

Cal perdre els sentits per poder retrobar-los de nou. Si cal, elevats a la potència.

( m´ha agradat molt el text, molt)

Ada dijo...

Monica, gracias por querer regalarme alegría. Para apreciarla necesitaré antes encontrar el corazón.

Rombo, lo sientooooo

Ámber, eso espero guapísima.

Ana, qué razón, aunque fuera tipo yo-yo, no? pero bien amarradito.

País, siempre he sido impaciente :(

Mónica dijo...

La alegría es la piedra filosofal que todo lo convierte en oro (F.Roosvelt)
Para enfadarse se necesitan 34 músculos y para sonreír !!!!!solo 7!!!!

el paseante dijo...

Te quejas de vicio. Lo mío es más grave. El otro día perdí un euro en el Turó Parc. Saltó de mi monedero y se escondió rodando entre unos arbustos. Todavía no lo he encontrado tras un par de expediciones allí con mis sobrinos, los tres armados con linternas. Persistiremos, aunque nos dejemos la vista y el corazón en ello.