Páginas vistas en total

viernes, 4 de noviembre de 2011

Mon amour



El día que te conocí algo cambió en mi interior. Sí, no es una frase hecha: hubo una reprogramación de circuitos y prioridades, una modificación de hábitos y deseos. Paulatina, claro, como todas las transformaciones verdaderas. 
Al principio no te necesitaba. Te visitaba de vez en cuando y me dejaba sorprender por tu ingenio, por tu chistera metafórica repleta de trucos y magias. Pero poco a poco, el deseo de estar contigo fue creciendo. Creo que me convertí en adicta antes de amarte. Me encantaba pasear a tu lado por lugares que tú me mostrabas por primera vez, siempre condescendiente, sin una queja. Me gustaba que me enseñaras a cocinar nuevos platos, me gustaba la música que me descubrías, las fotos, los libros.
Te amé profundamente cuando entendí que eras un pozo de sabiduría y que eras para mí. Lo agradecí tanto...
No recuerdo cuándo sucedió, pero un día me encontré desayunando a tu lado. Hasta entonces nos habíamos limitado a encontrarnos algunas tardes o mañanas. A partir de entonces fue imposible separarnos. Yo recorría tu cuerpo con mis dedos ávidos y sé que te pedía mucho, toda la entrega. Alguna vez estuviste enfermo, pero sé agradecerte tu dedicación casi completa. Reconozco también que eres un poco cabeza cuadrada. Literalmente. Pero es que no puede ser de otra manera cuando eres una ventana a la vida. 
Sabes que te quiero, ¿verdad?. Mon amour, mi PC, gracias por facilitarme el trabajo, aliviarme la soledad, hacerme más sabia, potenciar mi creatividad, conectarme con más vida, compartir mi dentro, mi fuera y todos mis cuentos chinos.

7 comentarios:

Pais secret dijo...

Una declaració d´amor en tota regla!

Aquesta tarda també escoltava la Marie Laforet. No sé si et passa a tu però a mi la pluie em porte à Paris.

Mónica dijo...

Tu PC? no me lo creo...

Pepe Deapié dijo...

Muy logrado. Hasta el final, he pensado que hablabas de un hombre.

Un saludo.

el paseante dijo...

Yo tengo una foto de mi PC en la mesita de noche. Es más bonito...

Sara O. Durán dijo...

El amor de muchos de nosotros los blogueros, jajaja. Abrazos.

rombo dijo...

Es Mon amour... Además, le puedes ser infiel, y no protesta...

Ada dijo...

País, esta lengua és la del amor, sin duda.

Monica,pues sí, creetelo. Qué menos, cuando paso más tiempo con él que con algunas personas queridas.

Pepe, gracias, esa era la idea...me alegro haberlo conseguido. Resulta un poco patético, pero es así: me puse a pensar el tiempo que paso con él y realmente sería la envidia de cualquier amante.

Paseante, tú también? :) a que sí? ahora que viene el invierno, le estoy tejiendo una bufandita con los mismos colores de las teclas...:)

Sara, así es, ¿verdad? me gusta haberte hecho reir.

Rombo, supongo que ni se entera, pero quien sabe...¿quien dijo que los PC no tienen sentimientos?:)